En los entornos industriales de fabricación de productos, el uso de batas industriales es fundamental para brindar protección y seguridad al personal que labora en las áreas de manipulación de diferentes sustancias y materiales. Estas batas deben estar diseñadas y fabricadas con fibras especiales para proteger la piel del personal de daños ocasionados por elementos sólidos o líquidos que pudiesen afectar su salud y con ello, imposibilitar su trabajo, lo que perjudica la productividad de la empresa.

Aunque en la actualidad, pensar en el papel fundamental que desempeña el uso de prendas especiales para el trabajo por cuestiones de seguridad de las industrias nos resulta de lo más normal, no fue sino hasta el siglo XX que se empezó a considerar la necesidad de contar con una vestimenta especial que brindara protección y comodidad a los trabajadores para realizar sus actividades laborales.

Los materiales empleados para la confección de esta vestimenta así como el diseño de las mismas se fue modificando con el paso del tiempo hasta que en nuestros días se pueden encontrar incluso prendas de materiales novedosos con tecnologías especiales para garantizar la seguridad en diferentes entornos de trabajo. Del mismo modo en que se modificaron los materiales y diseños, la función de las prendas se amplió y ya no son consideradas únicamente elementos que brindan protección y seguridad, sino que también son parte importante en la creación de sentido de pertenencia de los equipos de trabajo y  comunican los valores de la organización o empresa que los utiliza.

Hablando específicamente de los entornos en los que la manipulación de productos químicos, materiales eléctricos, materiales de construcción y sustancias forman parte de las actividades laborales cotidianas, es necesario que el personal cuente con una vestimenta especial que reduzca los riesgos de contacto de estos materiales y sustancias con la piel. Estos riesgos pueden ir desde raspaduras e irritación en la piel, hasta cortaduras y quemaduras que requieran atención médica de emergencia, por ello es indispensable contar con prendas de materiales especiales que creen una barrera de protección.

Las características de la vestimenta en cada entorno particular debe responder a las normativas establecidas por la ley, pues en cada uno de ellos los riesgos que se presentan son diferentes, y en todo caso se deben adquirir batas, pantalones, calzado y cualquier otro elemento de protección que sea necesario de la más alta calidad para garantizar que cumplirán sus funciones de protección.

Además de ajustarse a las normativas vigentes y ser de buena calidad, las prendas utilizadas en entornos laborales con fines de seguridad y protección del trabajador, tienen que reunir las características adecuadas para cumplir otras funciones contempladas dentro del programa de la organización, como es la identificación del personal de distintos departamentos, fomentar el sentido de pertenencia a la organización o proyectar una imagen de profesionalismo y seriedad.

Es por esta razón que se recomienda valorar la calidad de los materiales pero también elegir cuidadosamente el color de las prendas y optar por algunos elementos de personalización, como puede ser incluir el logo de la empresa en alguna parte visible. En este punto cabe mencionar que es fundamental que las prendas sean cómodas para los trabajadores y les permitan desarrollar sus actividades sin problemas, por lo que factores como el diseño y la talla también deben ser considerados.

Al conjunto de prendas utilizadas en un entorno laboral por cuestiones de seguridad, identificación o identidad, se le nombra uniformes y como ya hemos mencionado, sus características dependen del fin con el que se implemente su uso y del tipo de actividades que se desarrollan en cada área de trabajo específica. El tipo de prendas requeridas varía de un sitio a otro, pero en los entornos industriales, el uso de batas es lo más común pues además de ser cómodas y prácticas, ofrecen un excelente nivel de protección a riesgos físicos, químicos y biológicos.

En riesgos químicos podemos mencionar aquellos que se producen por el contacto directo o indirecto con sustancias que desprenden compuestos que pueden ocasionar problemas en la piel, ojos o sistema respiratorio, por su grado de toxicidad. En riesgos biológicos encontramos aquellos que favorecen el desarrollo de infecciones por contacto con microorganismos, y en riesgos físicos, los que son producto de la manipulación de materiales que pueden causar lesiones a los trabajadores.

Para elegir el tipo de batas industriales más adecuado es necesario partir de una evaluación de los riesgos del entorno de trabajo, con el que se establecen los métodos de protección más efectivos y las medidas a tomar en caso de que se presente una emergencia.

Sin embargo, la correcta elección de batas y otro tipo de prendas no garantiza la seguridad de los usuarios en su totalidad, simplemente contribuye a reducir los riesgos a los que se ven expuestos, por ello es indispensable adoptar medidas de seguridad y capacitar al personal para que sepa cómo actuar ante cualquier situación de riesgo. De la misma manera, se tienen que mantener los elementos de protección y uniformes en buen estado y reemplazarlos periódicamente pues los tejidos se desgastan y con el paso del tiempo ya no ofrecen el mismo nivel de protección, aunque aquellos que se adquirieron de la más alta calidad, con los cuidados necesarios, ofrecen un mayor tiempo de vida útil.

En Priatelia Uniformes tenemos un fuerte compromiso con ofrecer batas industriales de la más alta calidad diseñadas especialmente para satisfacer las necesidades particulares de diferentes tipos de industrias. Te invitamos a visitar nuestro catálogo para conocer nuestras líneas de productos o bien, si lo prefieres puedes ponerte en contacto con nosotros para solicitar información detallada y una cotización de tu pedido, para nosotros será un placer atenderte.

Batas industriales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *