¡Saludos a todos nuestros lectores! Les damos la bienvenida a este blog en donde proporcionamos artículos de divulgación e información de interés en torno a los diversos productos y servicios que ofrece nuestra firma, Priatelia Uniformes, especialistas en la confección, diseño y distribución de prendas para diversas áreas como la médica, estética, industrial, veterinaria, química, entre otras.

En esta ocasión, hemos subido una entrada sumamente interesante, sobre todo para el sector salud, ya que hablaremos sobre las batas médicas, las cuales, son sin lugar a duda, el signo de identidad más notorio para las personas que se dedican al ámbito de la medicina.

Para ser exactos, esta publicación estará dividida en dos segmentos: en el primero hablaremos sobre los orígenes de las batas blancas, mientras que en el segundo nos enfocaremos en describir la carga semántica y simbólica de esta prenda para el mundo moderno. Dejando de lado los rodeos, demos comienzo a esta entrada que esperamos sea agradable para nuestros estimados lectores.

Un viaje breve por la historia de las batas médicas.

¿Alguna vez te has preguntado a qué se debe el uso estandarizado de las batas en el mundo de la medicina? ¿Se trata quizás de un fenómeno casual que llegó para quedarse y convertirse en tradición o su aparición tiene que ver en realidad con la funcionalidad? Para responder de manera íntegra a cada una de estas cuestiones es menester que nos remontemos a los orígenes y a los hechos históricos que permitieron el surgimiento de las batas, o mejor dicho, que posibilitaron su uso en los hospitales y clínicas de todo el mundo.

En realidad, la medicina es, pese a los antecedentes de hace siglos o miles de años que han recogido los historiadores, una disciplina reciente. Podría decirse que su estatuto científico (tal y como comprendemos a la ciencia en la modernidad) fue desarrollándose desde el siglo XIX, fortaleciéndose de sobremanera con la apertura del siglo XX. Es por tal motivo que en la época decimonónica los médicos no tenían conocimiento íntegro de todas las anomalías que ocurrían en el organismo, ofreciendo por ello una gama muy pobre de soluciones a los enfermos.

En el siglo XIX, los médicos vestían prendas lúgubres y oscuras, nada que ver con las prendas blanquecinas que pululan en los centros médicos actuales. Quizás, debido a sus vestiduras negras y sombrías despedían desconfianza. En un nivel semántico, lo lúgubre y sombrío es relacionado regularmente con la muerte, quizás por ello muchos preferían no visitar al médico y vivir en la ignorancia, pues visitarlo parecía significar una muerte segura. Sin embargo, fue en ese mismo siglo donde la medicina dio uno de sus pasos más grandes, puesto que fueron descubiertas las infecciones, causantes de muchas muertes en todo el orbe.

A finales del s. XIX, el médico Semmelweis Ignaz se percató de que el porcentaje de recién nacidos paridos en salas de parto de matronas poseía una tasa mucho mayor de sobrevivencia que los partos atendidos por estudiantes y médicos. ¿A qué se debe tan irónica situación? A que los recién nacidos paridos en salas con médicos solían morir por un tipo de fiebre, a saber, la sepsis puerperal.

Con el pasar de los años y de manera gradual, los trabajadores del mundo de la medicina  notaron que estas muertes se suscitan por las malas condiciones higiénicas que imperan en el lugar donde son realizados los partos. Desde entonces, comenzaron a implementarse medidas de esterilización y hábitos higiénicos en las áreas laborales de los médicos, asimismo, se procuraba la limpieza durante los diagnósticos y consultas.

Fue gracias a que varios se percataron de la influencia perjudicial de las condiciones insalubres, que hoy en día las batas médicas son utilizadas en los cinco continentes. En sus primeras apariciones, eran empleadas para la prevención de infecciones cruzadas, asimismo, eran vistas con mayor confianza que los antiguos hábitos negros que se portaban en el pasado.

Otro factor que ayudó a la estandarización de las prendas que nos competen en este texto, fue la reducción de las tasas de muerte relacionadas con infecciones, desde entonces las personas relacionan el blanco con la salud y la protección,  adquiriendo a la vez un estatuto científico cada vez más profesionalizado.

Las batas médicas como símbolo.

En todas las sociedades han existido y existen curanderos o personas dedicadas a curar a los que han caído en la enfermedad. La interacción paciente-médico o enfermo-curandero, está mediada por símbolos y contenidos semánticos que expresan de manera tanto explícita como implícita, la noción de curación que impera en esa cultura. Lo mismo vale en el uso de batas blancas.

La medicina por medio de estos símbolos se convierte en un área que no sólo es funcional, dedicada a curar enfermos, sino que también está constituida de una red de sentidos lingüísticos y signos, los cuales, determinan la interacción de los pacientes con los médicos. Un ejemplo de ello fue mencionado en el segmento anterior, donde explicamos el tránsito en el uso de las prendas oscuras (que inspiraban desconfianza y sensaciones de temor) a las prendas blancas (que inspiran salud, pureza y confianza).

Con las batas fungiendo como símbolo, se intensifica el rol social del médico, pues es dotado a la vez de un fuerte carácter, de autoridad y de profesionalismo. Asimismo, las batas confirman que una persona está dedicada al ámbito científico de la medicina, hecho que han sabido aprovechar los medios publicitarios y de comunicación al reforzar la imagen de los médicos.

Con respecto a los factores que han ayudado a la constitución de la bata como símbolo destacan tres, a saber, el quirófano, el hospital y el profesional dedicado a las ciencias de la salud.  No cabe duda que las batas médicas son uno de los símbolos de identidad más reconocidos en el ámbito laboral, científico e institucional, lo cual es confirmado por razones obvias.

Esperamos que esta entrada haya sido agradable para nuestros lectores. Por ahora, nos despedimos invitándole a que acuda con nosotros, Priatelia Uniformes si desea adquirir prendas para uso médico. ¡Hasta pronto!

Conozca más sobre las Batas Médicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *