La moda y tendencias en indumentaria para el área de la salud podrá cambiar en el transcurso de los años, pero no así los cuidados y normas de seguridad, así como la elección del tipo de telas y materiales para la fabricación de uniformes y Filipinas Para  Enfermeras, ya que estos cuentan con características especiales para evitar la propagación de las enfermedades, microorganismos y bacterias presentes en los hospitales, consultorios y en el sector salud en general, y que las enfermeras pueden transmitir sin querer, ya que dentro de sus labores es común el contacto directo con pacientes de enfermedades contagiosas.

Si bien los códigos de vestimenta para las enfermeras han cambiado, siguen fabricándose con base en los mismos lineamientos, como los colores blancos, las cofias tradicionales, las medias, los delantales, etc.; en sus orígenes, los uniformes del área de enfermería se crearon con el objetivo de inspirar confianza en sus pacientes, así como el respeto necesario que la profesión les demanda en el trato cotidiano con médicos, pacientes y familiares de los enfermos.

Sin embargo, el color blanco tiene una desventaja, que se ensucia con mucha rapidez, especialmente ante el intenso trabajo de una enfermera, quien suele mantener aseados a los pacientes, hacer curaciones y demás tareas en las que tienen contacto con la sangre, con fluidos corporales y líquidos provenientes de los químicos con los que trabajan en su día a día; incluso algunas enfermeras alimentan a sus pacientes, y se ensucian con la comida de ellos. Por esta razón se requieren algunos consejos para el lavado, desinfección y cuidado de la indumentaria de enfermería, especialmente de las Filipinas Para  Enfermeras que además de ser su principal carta de presentación, juegan el rol de protectores contra los microorganismos y bacterias.

Las telas que se utilizan para la fabricación de filipinas, batas y overoles médicos y de enfermería son especiales, ya que se fabrican con telas con alto contenido de algodón para que se mantengan frescas y no acaloren al especialista, además muchas veces cuentan con tratamientos especiales para que no se quemen, lo que es de gran importancia para los especialistas del área de laboratorios, ya que suelen trabajar con productos químicos. Precisamente por este refuerzo, se debe tener mucho cuidado al lavar los uniformes, pues el uso de ciertos químicos o el lavarla junto con la ropa de uso diario podrían estropear la ropa o desgastar el uniforme y los beneficios que la tela nos brinda.

Se recomienda lavar la ropa de trabajo por separado, las prendas blancas pueden lavarse con agua caliente y unas cuantas gotas de cloro para aclarar y desinfectar las telas; de preferencia se recomienda el lavado a mano, ya que se puede dar prioridad a las manchas que aparecieron durante el trabajo, y desincrustar la suciedad al tallarla con un cepillo. Algunos remedios caseros se pueden aplicar para eliminar las manchas y los malos olores, como el uso de vinagre blanco, dejar en remojo las telas con vinagre y jabón de pasta o tallar las manchas y dejar al sol el uniforme por un par de horas, lo que será de gran ayuda para deshacerse de las manchas, desinfectar las telas y dejar limpios los uniformes sin dañarlos ni deteriorarlos. Al final del lavado del uniforme se debe incluir una cucharada sopera de hipoclorito de sodio en una cubeta de 20 litros de agua para desinfectarlo un balde de 20 litros de agua, sin enjuague posterior.

También se pueden lavar los uniformes en la lavadora, con agua caliente y en ciclos de ropa delicada para que no la percudan ni la dañen, recordemos que esta indumentaria se mantiene expuesta a gérmenes, residuos, bacterias y productos químicos, por lo que es recomendable lavar los uniformes por separado de la ropa del resto de la familia y de prendas de uso cotidiano. De preferencia al terminar de utilizar la lavadora hay que limpiarla con un trapo seco y limpio.

Al terminar con el lavado se puede utilizar la secadora para que el aire caliente purifique los uniformes, pero si no se cuenta con una secadora, podemos secarla al sol y al aire y plancharla para terminar de secarla, con lo que nos aseguraremos de que las Filipinas Para  Enfermeras tendrán una apariencia excelente y llegará completamente limpio hasta el lugar de trabajo.

Se recomienda evitar el uso del uniforme para salir de casa y transportarse para llegar al hospital, ya que puede contaminarse en el camino, lo ideal es llevarlo en una bolsa negra, de plástico grueso, para que no se contamine con otras prendas, con la comida que llevamos al hospital o con los gérmenes que se encuentran en el ambiente, y ponérselo al llegar al sitio de trabajo. También se recomienda contar con varios uniformes, al menos uno por día, para lavarlos constantemente, ya que a diario se debe cambiar el uniforme y en ocasiones se requieren cambios el mismo día, pues se debe evitar trabajar con otros pacientes si se tiene la ropa llena de sangre. Para la manipulación de sustancias o fluidos corporales se recomienda el uso de delantales plásticos, que pueden desinfectarse o desecharse inmediatamente; recordemos que algunas bacterias se encuentran en la cabeza, rostro y brazos y contaminan a los pacientes (o los pacientes contaminan a la enfermera) si no se cubren con guantes, cubre bocas y cofias, los cuales también deben desecharse, o mantenerse limpias cuando no son desechables, para que no se conviertan en una fuente de contaminación.

Si bien proporcionar el uniforme suele ser tarea de los hospitales, mantenerlos limpios es responsabilidad del profesional, de quien depende la vida de cientos de personas, por lo que debemos tener un gran cuidado durante su uso y lavado.

En Priatelia Uniformes contamos con gran variedad de Filipinas Para  Enfermeras, de la mejor calidad para tu negocio; visita nuestra página y encuentra el uniforme ideal para tu negocio.

Cuidados y desinfección de las Filipinas Para Enfermeras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *