Uno de los aspectos más interesantes sobre los Uniformes Clínicos es el uso de color que se aplica en las diferentes clases de indumentarias; detrás de los colores hay mucho más que aspectos psicológicos, sino funcionalidad, historia, fundamentos y mucho más, que permiten la elección y aprovechamiento de estos durante el trabajo de los médicos.

Existen varios tipos de uniformes para los prestadores de servicios de salud, así como otros empleados, como los de recepción o limpieza; las batas que se utilizan en los hospitales se han seleccionado con mucho cuidado, con base en los estándares de salud y calidad por los reglamentos de los hospitales, que a su vez se basan en los reglamentos de las instituciones reguladoras. Blancos, verdes y azules son los colores más utilizados, ya que además de influir positivamente en los pacientes y familiares, tienen influencias y características positivas en el estado emocional y de salud del médico.

Hoy en día, la gran variedad de servicios de salud y belleza han provocado que la imagen de cada uno de estos sea de lo más diversa, pues algunas clínicas o consultorios juegan con los colores y estampados, eligiendo tonos como el lila, el púrpura, azul marino o el rosa, tonos que reflejan una imagen más relajada y acorde con la de la empresa. Incluso en algunos lugares, como España, se utilizan Uniformes Clínicos de alta costura, con diseños ceñidos al cuerpo, telas de la mejor calidad y buscando que las enfermeras y doctoras luzcan bellas y elegantes durante su ejercicio profesional.

La historia de los colores comienza en la Edad Media, cuando la mayoría de las personas que se dedicaban a los servicios de salud utilizaban vestuario en colores pardos u oscuros, con el fin de que se ocultaran las manchas de sangre y otras sustancias de los pacientes durante las cirugías. Sin embargo, estas prendas eran una fuente constante de transmisión de gérmenes, virus y bacterias entre la población, por lo que las enfermedades se propagaban con rapidez, era muy difícil de controlar las plagas y si a esto añadimos el problema de la falta de higiene, los enfermos moría rápidamente. En esta época surge la vinculación del color negro con la muerte. En otras culturas también se utilizaba el color negro desde la antigüedad, ya que el médico se relacionaba con la brujería y la herbolaria.

Cuando surgieron los conceptos de asepsia e higiene, así como las investigaciones científicas y el avance de la profesión, comenzaron a introducirse las batas blancas, con un cambio en la concepción y apreciación de la imagen del médico, que en vez de relacionarlo con un “matasanos” o con la muerte, comenzó a vérsele como una fuente de salud, de limpieza y de vida, y este avance surgió junto con la imagen de las enfermeras, cuya blanca imagen es relacionada con la pureza y dedicación.

Desde tiempos remotos, en las culturas occidentales se han relacionado los colores claros con la pureza, la higiene, la asepsia, la virginidad, la bondad, entre otras virtudes, que transmiten la sensación de paz, confianza y relajación, además comenzó a utilizarse en el sector de la salud por su facilidad en la detección de suciedad y mugre.

Sin embargo, en quirófano no se utiliza el color blanco, ya que este produce destellos y reflejos similares a los que se perciben en los ojos en un día nevado o al salir al sol intenso; esta fue la principal razón por la que el color blanco, que reemplazó a la siniestra imagen de la vestimenta negra, no se utilice en cirugía y que en el quirófano se utilicen colores azules y verdes.

Hace ya cien años, en 1914, a nivel internacional se separaron a los Uniformes Clínicos en dos, los blancos, utilizados para la consulta de todo tipo de especialidades relacionadas con el sector de la salud, y el verde espinaca para los procedimientos en los que se requiere el contacto con la sangre y los fluidos de los pacientes; el verde fue elegido porque permite una mejor apreciación cromática cuando se cambia la vista de los tonos rojos y rosados típicos al interior del cuerpo humano.

Además, el color rojo causa fatiga visual, por lo que el cirujano o el especialista pierden la percepción de la escala de colores, desde el rosa hasta el rojo intenso, por lo que le es más difícil diferenciar los tejidos, órganos y fluidos; esta situación puede provocar un accidente con consecuencias fatales para el paciente. Ya que el color verde es opuesto al rojo en la escala cromática, cuando el cirujano descansa su vista en un color verde puede refrescar y descansar su vista para proseguir con sus labores de la forma más eficiente.

Algunos expertos indican que cuando la sangre cae en colores verdes, se ve café y se ve menos impactante, por lo que puede causar una impresión menos traumática entre el equipo médico y también entre los enfermos y familiares, en caso de que lleguen a toparse con el cirujano recién salido de quirófano

El azul y el gris son otros colores que han dejado su huella en el sector salud, primero por la ilusión óptica que generan y segundo por los avances de la ciencia y la tecnología; ya que la elección de los uniformes y sus colores se realiza con base en el bienestar del equipo médico y de los pacientes.

Al fijar la vista por mucho tiempo en colores rojos y mirar el blanco rápidamente, el cerebro lo procesa como verde por un momento, que no es más de una milésima de segundo, pero que es fundamental cuando el cirujano se encuentra en cirugía, pues las gasas, los apósitos, los guantes y otros elementos que se utilizan en el quirófano son blancos y su ropa es verde. Por esta razón, los colores azules y grises se utilizan con mayor frecuencia en quirófanos pues disimulan la sangre sin dar lugar a dicha confusión visual, además de proporcionar la sensación de tranquilidad e higiene que se requiere en un hospital.

En Priatelia Uniformes contamos con la mayor variedad de Uniformes Clínicos al mejor precio y en gran variedad de diseños, colores y estampados; llámanos y solicita tu cotización hoy mismo.

Datos sobre los colores en los Uniformes Clínicos que seguramente no sabías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *