Desde la forma de los gorros, las filipinas para chef, hasta los pliegues de los uniformes para los cocineros tienen un sentido y una historia que explica por qué en la actualidad tienen esos diseños, nombres y cuáles son sus funciones. El conocer la historia y el origen de estas prendas ayuda a entender mejor la profesión de los chefs y sus funciones en la cocina, que no es sólo la de cocinar.

La historia de los uniformes para los cocineros y chefs es bastante larga, ya que desde la antigüedad se les asignaban ropajes particulares, pero en esa época no tenían una función u objetivo en específico. Los uniformes modernos comenzaron a desarrollarse hasta el siglo XVI. No se puede establecer una fecha exacta, ya que los uniformes para chef son el resultado de un proceso cultural muy complejo, pero que fue el encargado de esbozar las prendas que hasta hoy día utilizan los cocineros y chefs de todo el mundo.

En un inicio, el motivo por lo que los cocineros utilizaban “uniformes” era porque a menudo eran encarcelados y algunos casos ejecutados debido al libre pensamiento que practicaban al intentar revolucionar la cocina que predominaba en ese tiempo, que en esa época era algo prohibido. Para evitar la persecución, algunos chefs se refugiaron en iglesias ortodoxas y monasterios. Allí usaban las mismas ropas que los sacerdotes, incluyendo los sombreros altos y trajes largos, pero las ropas de los chefs eran grises y la de las sacerdotes negras.

Con el tiempo y los cambios sociales de las distintas épocas, estos diseños se fueron trasformando y evolucionando. Sin embargo conservaron un objetivo en común: satisfacer las necesidades básicas de quienes emplean elementos tan peligrosos como el fuego en la cocina, líquidos hirviendo y objetos filosos.

Fue hasta inicios del siglo XIX cuando los uniformes de los cocineros fueron rediseñados, gracias al chef Marie-Antoine Carême quien pensó en su nuevo modelo como la representación de la pulcritud, del rango y de la función. Fue cuando se introdujeron los uniformes de color blanco, que era el que más se adecuaba a la profesión por cuestiones de entereza y valor, pero también reflejaban iluminación y limpieza, integridad e higiene.

Lo mismo con los gorros de cocina, que representaban según el tamaño la jerarquía que tenía el personal, ya que los gorros son uno de los elementos más tradicionales. En un importante período significaron la jerarquía de acuerdo con el tamaño; para el siglo XVI se usaban oficialmente los gorros, donde la regla era que los más altos denotaban la posición de un chef, mientras que los más cortos eran asignados para los cocineros jóvenes.

Origen de las filipinas para chef

Hasta el siglo XX, los uniformes para chef no tenían un nombre designado, como hoy en día. El nombre filipina surgió gracias a un evento gastronómico que se realizó en Francia en el año 1924 donde llegaron unos cocineros de Filipinas con una camisa muy tradicional del país que usaban los trabajadores domésticos y al que se le llama “borang tagalog” y se dice que Augusto Escoffier, un cocinero y escritor francés se “apropió” de ese traje y lo modificó en una camisa de algodón que terminó por llamarla filipinas para chef.

La tradicional y conocida filipina o veste blanc consta de una doble solapa que se cruza con una barrera doble de tela en la zona del pecho para brindar una protección extra de las quemaduras causadas por el vapor, por los derrames de líquidos calientes y salpicaduras de aceites y otros elementos. A su vez tiene un sistema de botones en la parte opuesta, dándole una doble cara, lo que permite cubrir las manchas a la hora de cualquier presentación fuera de la cocina, con el simple hecho de voltearla.

De igual manera, las mangas deben ir siempre sin arremangar para que puedan cubrir lo más posible de la piel del cocinero y protegerlo en caso de quemaduras por elementos calientes que puedan salpicar, o al tomar las ollas y sartenes. Es decir, que todo el uniforme está pensado para proteger en su totalidad la parte superior del cuerpo de los cocineros y chefs, permitiendo que se desenvuelva con seguridad en la cocina.

Es por ello que más allá de representar una prenda tradicional con un gran valor estético para el chef, también tiene un papel funcional, que es el de garantizar su seguridad mientras se desempeñan en un terreno que, aunque huele y sabe delicioso, implica un gran compromiso y riesgo para estos profesionales, especialmente si no contaran con prendas como las filipinas para chef.

Por su parte, los pantalones de los uniformes para cocineros también se crearon para ofrecer protección y constan de un diseño simple sin muchas vueltas de tela para que no ocurran accidentes como acumular líquidos calientes y otros restos de alimentos. Están elaborados con la idea de absorber la transpiración del cuerpo con materiales de algodón.

Sin embargo, las filipinas siguen siendo las prendas más significativas para los chefs, al punto de que en la actualidad no podríamos imaginar su uniforme sin estas prendas, aunque no significa que no hayan evolucionado con el tiempo y los nuevos estilos de cocina. Por ejemplo, hoy en día ya no son exclusivamente blancas, sino que existen en distintos colores que pueden representar un tipo de cocina o sólo ser el color elegido por el restaurante.

Como mencionamos al inicio, el conocer el origen y significados de las filipinas para chef y las otras prendas que conforman el uniforme de los cocineros, es importante para comprender un poco mejor sus funciones y la profesión que desempeñan.

Si ustedes son cocineros, ahora ya conocen el origen de esta prenda que los identifica y que pueden adquirir con Priatelia Uniformes, donde contamos con un amplio catálogo de filipinas, pantalones, batas y todo tipo de prendas para uniformes de la más alta calidad y a los mejores precios. Para conocer la amplia variedad de prendas con las que contamos, pueden visitar nuestros catálogos en línea y encontrar el uniforme que su cocina necesita.

¿De dónde surge el nombre de las filipinas para chef?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *