Una de las primeras cuestiones que aprenden los profesionales de la salud: médicos, enfermeras, odontólogos e incluso psiquiatras, es que el uso de uniformes medicos es parte importante de la higiene y seguridad dentro del entorno de la salud, ya que no sólo forman parte de la imagen y distinción del personal de centros de salud o de consultorios, sino de la seguridad ocupacional y prevención de la transmisión de enfermedades.

A nivel social, cuando vemos a una persona ataviada con su uniforme, nos formamos una imagen de un especialista en salvaguardar la salud, proteger la vida y asistir a las personas enfermas dentro del contexto hospitalario, y cuando los encontramos armados de su bata, estetoscopio, gorros quirúrgicos y guantes, sabemos que son los encargados de luchar a favor de la vida de las personas que acuden a solicitar sus servicios. El profesional de salud es de los profesionistas más respetados en todos los niveles de la sociedad, que pasaron desde las épocas ancestrales de curar mediante hierbas medicinales hasta la actualidad, actuando bajo la ayuda de la tecnología y el respaldo de la ciencia para enfrentar duras batallas contra las enfermedades.

Por esta razón, el personal de servicios de salud que tiene bajo su cargo la labor de preservar el bienestar y la seguridad de sus pacientes, tiene también una gran responsabilidad, ya que las prácticas negativas podrían tener consecuencias nefastas al transmitir enfermedades a pacientes delicados o viceversa, transmitiendo virus y bacterias provenientes del quirófano, que puedan dañar la salud de los visitantes de pacientes en un hospital; bajo estos lineamientos de seguridad es que surgieron los uniformes de médicos y enfermeras de un color blanco inmaculado, acompañados de una cofia y cubre bocas con el fin de evitar la propagación de enfermedades.

En un inicio, los uniformes medicos y de enfermeras comenzaron por ser de color blanco, como medio de transmitir esa sensación de higiene que se requiere en los hospitales; sin embargo, en los quirófanos comenzó a utilizarse el color verde espinaca por ser un color que brinda el descanso visual necesario para que el cirujano pueda continuar con una cirugía, reduciendo y neutralizando el brillo de la sangre fresca de un cuerpo humano abierto y bañado en sangre. Tras la Segunda Guerra Mundial y con la evolución tecnológica, los quirófanos tuvieron cambios en la iluminación que propició el cambio del color verde espinaca por el gris y el azul, que son parte de los uniformes quirúrgicos, imprescindibles en las salas de cirugía tanto para los cirujanos como para los ayudantes y enfermeras, que deben utilizarlos al entrar para no causar alteraciones en la visibilidad del cirujano.

Estos colores se utilizan ya que después de un tiempo de ver el color rojo y rosa del cuerpo humano, el médico experimenta agotamiento visual, y los colores verdes, azul y gris pueden ayudar a recuperar la agudeza visual y no causar un reflejo que pueda provocar accidentes durante la operación.

Al comenzar a ejercer como médico o enfermera se deben seguir las etiquetas y normas de seguridad, sin importar si se trata de un hospital o de un consultorio pequeño, de lo contrario el profesionista podría dar una imagen poco confiable; además, las especialidades del sector salud tienen muchas reglas de etiqueta y de seguridad en la vestimenta, pues los primeros minutos frente a un paciente son importantes para dar una buena impresión, por lo que los uniformes medicos deben permanecer limpios en todo momento; al salir de quirófano, es necesario cambiarse de ropa de inmediato y por ningún motivo salir llenos de sangre al área donde se encuentran los visitantes u otros pacientes, ya que podrían causar una gran impresión en ellos.

Además de utilizar uniformes siempre limpios y de acuerdo con el puesto de trabajo que se tenga, es necesario utilizar el cabello siempre recogido, en caso de tenerlo largo, o si se trae corto es importante tenerlo bien peinado para evitar la caída de cabello, aunque para entrar a quirófano o con el paciente de cuidados intensivos se requiere el uso de una cofia y de cubre bocas; además debe utilizarse las uñas cortas y sin pintar, poco maquillaje, zapatos con suela antiderrapante para evitar las caídas, especialmente porque en algunas áreas de los hospitales suele haber líquidos derramados en los pisos y una caída puede ser fatal para el médico o la enfermera.

Debe evitarse el uso de accesorios como aretes, pulseras, anillos o collares, especialmente en quirófano o durante la consulta, pues podrían atorarse o golpear al paciente durante la valoración o peor aún: quedarse atrapados en el cuerpo de un paciente recién operado.

Si bien hoy en día es común ver a doctores con cabello largo y barba, o doctoras con tacones altos y mucho maquillaje, suelen ser especialistas que no acuden a quirófano o que duplican sus esfuerzos para mantener la higiene al realizar una operación. Estos médicos pueden hacer crear suposiciones falsas de bajo nivel profesional a sus pacientes, por lo que se recomienda seguir los reglamentos de la profesión, aunque no se trabaje para una institución de salud.

Hoy en día, es posible encontrar los uniformes médicos en formas personalizadas, con figuras de caricaturas, con cortes más estéticos o de colores y estampados diferentes, lo cual puede utilizarse para dar un giro diferente a un consultorio o clínica particular.

Seguir las normas de seguridad y los códigos de vestimenta te ayudará  a ganar la confianza de tus pacientes y sus familiares; si comienzas tu propio negocio o recién abriste tu consultorio recuerda que uniformar tu personal te ayudará a reducir los errores en la vestimenta le dará mayor confianza a quienes acudan a solicitar tus servicios.

En Priatelia Uniformes contamos con la mayor variedad de uniformes médicos para vestir a tu negocio; visita nuestro catálogo y encuentra el uniforme más adecuado a tus necesidades.

Etiquetas y normas para vestir uniformes médicos y de enfermeras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *