Filipinas para enfermeras: ¿De algodón o poliéster?

Contar con uniformes de buena calidad y que reúnan las características apropiadas para el tipo de uso que se les dará es imprescindible en cualquier entorno, y especialmente en los entornos de servicios sanitarios, ya que las prendas influyen en los niveles de seguridad e higiene, ya sea de clínicas, hospitales o centros de salud, por ello la elección de los uniformes es tan importante, y uno de los aspectos básicos es el tipo de material con el que se fabrican. Si ustedes se encuentran en el eterno dilema de elegir entre algodón o poliéster y necesitan adquirir filipinas para enfermeras, los invitamos a continuar leyendo, ya que dedicaremos esta publicación en el blog de Priatelia a hablar del tema, presentando las ventajas y desventajas de estos tejidos.

El material con el que se fabrican las prendas de un uniforme determina muchas características de este, como nivel de transpiración, protección, sensibilidad al tacto, resistencia, durabilidad, y flexibilidad, entre otros, los que influyen en qué tan cómodos resulten, la calidad de la barrera que crean entre el usuario y el entorno y la movilidad que le permitan. Es por ello que al momento de elegir filipinas para enfermeras es tan importante evaluar los beneficios de distintos tejidos o textiles disponibles en el mercado, y aunque en muchas ocasiones es un punto que se pasa por alto, a la larga puede tener repercusiones negativas, siendo las de menor preocupación el tener que reemplazar en poco tiempo la prenda por una nueva porque presentó desgaste excesivo o daños.

Hoy en día, gracias a los avances en tecnología aplicada a materiales, se fabrican prendas con distintos tipos de tejidos y existen numerosas opciones en el mercado entre las cuales elegir. Sin embargo, los más comunes continúan siendo el algodón y el poliéster, y lo ideal es que cuenten con información que les permita decidir cuál puede ofrecerles los mejores beneficios, ya sea que determinen que quieren una prenda completamente de algodón o una sólo de poliéster, o para elegir qué composición en cuestión de proporción entre un tejido u otro les brindará lo que están buscando.

La primera diferencia que hay entre el algodón y poliéster que podría parecer obvia es de dónde se originan, mientras que el algodón es un tejido natural que se obtiene de la planta de algodón, el poliéster es un tejido sintético que se produce a partir de elastómeros derivados del petróleo. Su origen los dota de características muy distintas, y las que resultan más evidentes son al tacto, pues mientras el algodón es mucho más suave, el poliéster tiende a ser menos delicado, aunque se moldea perfectamente para adaptarse a distintas necesidades y es también muy resistente. Otras diferencias entre estos tejidos son determinadas por su composición, esto a nivel físico y químico, y hacen que al contacto con ciertas sustancias o entornos, o sometidos a altas o bajas temperaturas, lo que también conviene tenerse en cuenta por cuestiones de seguridad en las áreas de trabajo.

Una de las características que se comparan en estos materiales es qué tan cálidos o abrigadoras resultan y si se busca un tejido que ofrezca protección contra el frío el algodón es la mejor opción, claro que hay algunas variedades de poliéster que también protegen perfectamente, y conviene preguntar al fabricante esta información específica. En cuanto a transpiración el algodón es mejor que el poliéster, pero por otra parte absorbe más humedad con facilidad, por lo que si buscan un material que permita contrarrestar los efectos de este factor, optar por el poliéster es lo idóneo. Incluso se emplea para fabricar trajes impermeables y se puede mantener liviano mojado, mientras que el algodón gana peso y puede entorpecer las tareas o resultar incómodo.

La resistencia a las altas temperaturas y la reacción al fuego es un tema importante en entornos muy cálidos y en los que se manejan materiales inflamables, como es el caso de los laboratorios, en ellos no se recomienda utilizar poliéster, ya que su origen sintético hace que arda con facilidad y no resulte seguro su uso. También se tiene que considerar que el poliéster genera estática, mientras que el algodón está libre de ese problema.

Finalmente, evaluar las necesidades de mantenimiento de los tejidos es clave para elegir el que sea más adecuado en su entorno. Como es sabido, las filipinas para enfermeras reciben un uso continuo y además de cumplir una función de protección se emplea para proyectar una buena imagen al paciente, es por ello que siempre se tienen que conservar en las mejores condiciones, tanto por una cuestión de seguridad e higiene como de imagen. En este sentido, lo más recomendable sería optar por un material de mantenimiento sencillo, y en ello el poliéster es el que tiene ventaja. Las prendas de poliéster son muy fáciles de lavar y se secan rápidamente, son resistentes, no se deforman ni se encogen, no se arrugan y conservan su color durante más tiempo. Mientras tanto, el algodón se arruga con facilidad y cuando no se aplican las temperaturas adecuadas de lavado y secado se deforma y encoge, además de que el color se llega a perder más rápido en comparación con lo que ocurre con el poliéster.

Como pueden ver, el algodón y el poliéster tienen tanto ventajas como desventajas, es por ello que muchos optan por prendas que combinan ambos tejidos; en todo caso es fundamental elegir qué características son imprescindibles en función de las necesidades identificadas en el entorno de trabajo. También les recomendamos seguir las instrucciones del fabricante para cuidados de la prenda, temperaturas de lavado, secado y planchado, esto les permitirá conservarlas en buenas condiciones por más tiempo,

Si buscan la más alta calidad en filipinas para enfermeras, en el catálogo de Priatelia encontrará una extensa variedad en la más alta calidad. Para solicitar mayor información sobre nuestros productos no duden en ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos y les brindaremos asesoría especializada en la elección de las prendas para uniformes que se adapten mejor a sus necesidades.

Filipinas para enfermeras: ¿De algodón o poliéster?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *