Importancia de uniformes médicos especiales para el área quirúrgica

El uso de uniformes médicos es indispensable en entornos de salud, especialmente en el área quirúrgica. En publicaciones anteriores en el blog de Priatelia ya hemos presentado algunas recomendaciones para conservar las prendas que constituyen esta clase de uniformes en buen estado y consejos para elegir aquellos que reúnan las mejores características según el uso que se les dará. Comprometidos con ofrecer información que permita a nuestros clientes tomar la mejor decisión en la elección de uniformes, en esta ocasión nos enfocaremos a hablar de las características básicas de los uniformes requeridos en el área de quirófano.

Al igual que cualquier otro tipo de uniformes médicos, los utilizados en el área quirúrgica contribuyen a evitar que los microorganismos responsables de causar infecciones se propaguen, lo que puede ocurrir cuando se rompe una barrera cutánea durante un procedimiento quirúrgico por contacto directo con la herida abierta o por contacto con el equipo quirúrgico. En este sentido, las prendas que constituyen el uniforme, como batas y paños, crean una barrera de protección que, sumada a otras medidas de higiene y prevención, contribuyen a reducir los riesgos de contaminación y por tanto a evitar el desarrollo de infecciones quirúrgicas. Pero para que esto sea posible es clave que tales prendas se fabriquen con materiales impermeables a la humedad, siendo esta la condición que favorece el movimiento de los microorganismos en el medio.

Un uniforme médico para uso quirúrgico se compone de varias prendas: bata, polainas, cubrebocas y guantes. Con estas prendas se protege la piel, el cabello, los pies y la orofaringe y como ya mencionamos, tienen que presentar características específicas que protejan al médico, pero no sólo eso, sino que también les permita una adecuada movilidad para ejecutar las maniobras propias del proceso quirúrgico sin que se presenten limitaciones ni incomodidades. Los uniformes deben crear un campo estéril y es por esta razón que en su parte frontal y en sus mangas, la bata debe ser impermeable y en las zonas de los unos a los codos y de la cintura hasta el nivel de los hombros deben ser estériles.

Hoy en día es posible encontrar en el mercado una extensa variedad de uniformes para uso quirúrgico y algunos de los modelos disponibles tienen los puños de poliéster, material que no es resistente a los fluidos, por lo que resulta necesario emplear guantes que cubran esta zona en su totalidad. En cuanto a las características de los guantes empleados, deben ser también estériles y ofrecer un buen agarre y sensibilidad al tacto, así como una gran resistencia a los pinchazos, esto para evitar que se rompan y para permitir al usuario una adecuada manipulación del instrumental quirúrgico. Las polainas también deben ser impermeables y cubrir completamente el calzado, y el cubrebocas debe ser desechable y reemplazado en caso de que durante el procedimiento llegue a entrar en contacto con algún tipo de fluido corporal.

Existen normas que establecen las características básicas que deben reunir las filipinas quirúrgicas para que cumplan de manera correcta su función y que, además, facilitan la disponibilidad de información sobre los materiales empleados en la fabricación de uniformes y otros elementos destinados al uso quirúrgico. En este punto conviene resaltar la importancia de darle un adecuado manejo a los uniformes y de seguir las indicaciones sobre el tipo de uso que se les puede dar ello para identificar cuáles son reutilizables y cuáles son de un solo uso.

Gracias a estas normas los fabricantes se comprometen con proporcionar información clara y precisa a sus clientes sobre las características de los productos que comercializan, su adecuada manipulación y aquellos procedimientos para su manejo, lavado y mantenimiento en caso de que estos productos sean reutilizables. Por tanto, al momento de adquirir cualquier producto es necesario revisar que el fabricante especifique el tipo de certificaciones con las que cuenta, instrucciones para limpiarlos y desinfectarlos, de los procesos de esterilización y envasado a los que se pueden someter sin que ello represente algún tipo de daño en el producto. Esta información se debe mantener al alcance de la central de esterilización y equipos y el personal de enfermería, pues son ellos quienes se hacen cargo de las tareas de cuidado y manipulación de los uniformes.

El personal que se encuentre a cargo de la limpieza e integridad de las filipinas médicas y otras prendas que conforman el uniforme siempre deben revisar que se encuentren en buen estado, y en caso de lo contrario desecharlas y reemplazarlas por otras nuevas. El doblado de los uniformes se tiene que hacer al revés para facilitar su identificación y colocación, además de evitar realizar múltiples dobleces, puesto que en los pliegues es difícil llevar a cabo el proceso de esterilización. Una vez que las piezas se encuentren listas se colocan en los bultos quirúrgicos, los cuales deben contener en este orden para facilitar su identificación y la preparación de la sala quirúrgica: una sábana hendida, dos sábanas podálicas o de pie, una sábana de riñón, ocho campos cerrados, seis batas para cirujano, una funda de mesa de mayo y una compresa de envoltura doble.

Los materiales empleados en la fabricación de la ropa quirúrgica deben ser impermeables y antisépticos, así como permitir la penetración del vapor de agua para su limpieza, ofrecer una buena protección, ser duraderos, no reflejar la luz, no conducir la electricidad y ser absorbentes. El algodón es el material que reúne estas características, de ello que sea el preferido para confeccionar los uniformes médicos y no el poliéster, que no resiste a los fluidos. En este punto conviene resaltar la necesidad de reemplazar las prendas del uniforme que se encuentren en malas condiciones, así como respetar las indicaciones del fabricante para su cuidado y mantenimiento y por supuesto, para el tipo de uso que esté destinado, ya sea para una sola vez o reutilizable, lo que garantizará el cumplimiento de las normas y ofrecerá la protección adecuada al personal.

Les recordamos que en Priatelia contamos con una extensa variedad de uniformes de la más alta calidad para el sector médico, industrial y de servicio de alimentos y bebidas. Para conocer todas las prendas que ponemos a su alcance no duden en visitar nuestro catálogo en línea o en contactarnos para solicitar información detallada, con gusto los atenderemos.

Importancia de uniformes médicos especiales para el área quirúrgica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *