Hoy no hablaremos de cosas técnicas como un título, conocimientos y experiencia, sino de cosas menos obvias como pasión, disposición de aprender, habilidad de concentración, sentido de curiosidad, práctica constante, compromiso, templo, herramientas propias y por supuesto, las respectivas filipinas para chef.  Quizás creerás que en realidad sí son conceptos lógicos, pero permítenos demostrarte por qué son importantes. Te podrías sorprender más de lo que piensas:

Pasión. No es ninguna sorpresa que recomendemos encontrar la pasión dentro de tu gusto, pero a lo mejor no habías pensado en esta característica como prácticamente un precepto. Es decir, una vez que la pasión se haya perdido, deberás continuar buscándola. Y esto solo lo logras renovando tus objetivos como chef, o bien, buscando las razones por las cuales te sientes a gusto cocinando, creando platillos, incluso lavando platos. La pasión no tiene por qué ser desbordante. Puede ser específica a un detalle. Por ejemplo, sentir pasión por cocinar porque al presentar platillos a las personas sientes gozo de saber que estarán siendo alimentados por ti, por tu cariño.

Disposición de aprender. Hemos dicho que un título realmente no es lo que hace a un chef. Lo es, la disposición, las ganas que se tienen de ser el mejor. Bien sabrás que la perfección es imposible pero eso no significa que no deba buscarse día a día. Si eres una persona que ama aprender, felicidades, porque ya tienes una buena parte de tu excelencia ganada. También este punto se refiere a aquellos momentos en que deberás enfrentarte al fracaso, aprender de lo que ha sucedido, y continuar. Suena sencillo pero por supuesto, no lo es. Las personas que no están acostumbradas a aprender, por lo general se cierran a nuevas opciones. No seas una de esas personas.

Habilidad de concentración. Un excelente chef presta atención a los detalles. No sólo se trata de cuestiones de salud, sino también de desarrollar un arte. Imagina qué sucedería si algún ingrediente está mal cocinado, si no seguiste las instrucciones al pie de la letra, si has combinado ciertos platillos que juntos causan mal al estómago…pues bien, imagina por otro lado si lo que has hecho no varía en colores, texturas, sabores, porque no has tenido la delicadeza de pensar en ello. Tanto en una como en otra situación podrías arruinar la presentación y la ingesta de tu cocina. La concentración se refiere pues, a una cualidad que se puede desarrollar o incrementar.

Sentido de curiosidad. Ya hemos dicho que el cocinar es un arte. Pues bien, como cualquier artista, deberás poner en práctica tus habilidades creativas. No te limites, intenta combinaciones, haz experimentos, identifica nuevos sabores, encuentra ingredientes exóticos. Nunca dejes de sorprenderte y de sorprender a otros. Así tu cocina siempre estará en constante evolución y eso, créenos, es altamente valorado.

Práctica constante. La diferencia aquí con el aprendizaje es que muchas veces, los conocimientos ya los tienes, pero las habilidades físicas te hacen falta. Practica todos los días si es necesario y cuantas veces lo requieras. Recuerda que un hombre exitoso es aquel que se empeñó en serlo. Está bastante claro este punto ¿no lo crees? Entre más practiques, más fácil te será realizar ciertas funciones dentro de la cocina.

Templo. O lo que es lo mismo, un espacio disponible para cocinar. Cualquier chef que se respete tiene su área personalizada. No se trata de conseguir una cocina enorme, equipada con todos los suplementos. En realidad, hay personas que son excelentes chefs contando sólo con una parrilla. El punto interesante aquí es que tú encuentres tu comodidad, la manera en que te desenvolverás en un espacio determinado. Lo llamamos templo porque es donde cultivas tu pasión, tus ideas, tu razón de ser. Encuentra el espacio que mejor se adapte a ti y ya habrás dado un gran paso hacia la excelencia.

Herramientas propias. Herramientas que hayas hecho tuyas. Ya que entramos en los rasgos físicos, no nos detengamos. Necesitas aquellos objetos que, al igual que tu templo, hayas personalizado. No es necesario que compres los cuchillos más caros, o que tengas los platos más delicados para servir. Una vez más, recuerda que sólo nos referimos a que te adaptes a aquello con lo que cuentas, y que de alguna manera, adaptes a ti aquello con lo que cuentas. La creatividad se involucra altamente con este punto. ¡Ponla en práctica!

Filipinas para chef. ¿Por qué crees que una imagen física es tan importante para la autoestima? Porque el cerebro está conectado al cuerpo, y porque el cuerpo tiene más influencia en la mente de lo que crees. Asume el papel de chef. Consigue, si no tienes ya estas prendas, tus filipinas para chef de una vez por todas. Quizás no reconozcas el valor de este consejo, pero una vez que te vistas en nuestros uniformes para cocina, verás cómo tu cuerpo se siente cómodo, libre, dispuesto a desarrollar las actividades de creación de platillos.

Pues bien, esperamos que hayas disfrutado de este pequeño artículo. Intenta conseguir estas habilidades, cualidades y estos equipos para que tu crecimiento como cocinero sea rápido y seguro. Si quieres saber más de fondo el tipo de uniformes que proveemos para que puedas llegar al nivel que deseas de cocina, ve directamente a nuestro catálogo de uniformes. Te aseguramos que allí encontrarás las prendas más apropiadas para esta actividad que sabemos, es un arte y una ciencia.

Lo que necesitas para ser un excelente chef

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *