En todo hospital o clínica, a los doctores y enfermeras se les reconoce por su uniforme. Esas batas blancas o de colores que nos hacen saber que estamos siendo atendidos por un profesional de la medicina. De hecho, un estudio reveló que la gente confía más en un doctor cuando sí trae puesto su uniforme, no importa si se encuentra en un consultorio privado.

Por otro lado, no podemos olvidar que los doctores son personas con personalidad propia, y no a todos les fascinará la idea de vestir siempre la tradicional bata color blanco. En Priatelia Uniformes tenemos una variedad de uniformes médicos de calidad para que los profesionales de la salud puedan no sólo llevar el atuendo adecuado al trabajo, sino que puedan ir cómodos desde sus gustos personales.

Primero que nada hay que tomar en cuenta que hay sitios que tienen un código de vestimenta según jerarquías o especialidades. Muchos hospitales distinguen al personal según el color del uniforme; rosa para las enfermeras, conjunto verde o azul para los cirujanos, bata blanca para los médicos que estén dando consulta. Los médicos que tienen su propio consultorio tienen más libertad a la hora de escoger su vestimenta, e incluso podrían simplemente vestir un traje o ropa más cómoda, ¿por qué no lo hacen? Porque los uniformes médicos, como todos los uniformes, atienden también a una necesidad.

El blanco estéril de las batas que nos hace sospechar que traen una aguja bajo la manga y están dispuestos a inyectarnos en cualquier momento, en realidad se usa porque el blanco es un color limpio. En la tela blanca, cualquier mancha de sangre u otro fluido se nota de inmediato, esto le ayuda al doctor a saber si hay algún riesgo de contagio, y a cambiarse de ropa de inmediato cuando ocurra un manchado. El largo de la bata, por otro lado, protege las ropas que el doctor traiga debajo completamente, ayudándolo a mantenerse estéril entre un paciente y otro.

Un color oscuro podría hacer que el doctor no notara alguna mancha, convirtiéndolo en un posible foco de infección. Esto es particularmente importante en los hospitales, donde un solo doctor atiende en su consultorio a muchos pacientes con gran rapidez y hay que tener una higiene total para evitar contagios entre un paciente y otro, y más que nada entre los pacientes y el doctor que los atiende. La bata blanca es generalmente empleada por los doctores mientras dan consulta y revisan a los pacientes, pues su misma característica holgada la convierte en una prenda incómoda para moverse en caso de una emergencia.

Otro tipo de vestimenta para los médicos es el conjunto quirúrgico. Estos uniformes médicos constan de un traje de dos piezas, y son un atuendo socorrido entre enfermeros y doctores que están en constante movimiento o en contacto con pacientes con heridas abiertas. Al ser un conjunto de ropa completo, pantalón y filipina de manga corta, el conjunto quirúrgico da libertad de movimiento a quien lo usa. Además, suelen emplearse telas térmicas para su elaboración, lo que vuelve a estas prendas frescas en verano y cálidas en invierno, ideales para trabajar en cualquier circunstancia.

En Priatelia Uniformes tenemos conjuntos quirúrgicos en una variedad de colores y estilos, para todas las necesidades y gustos. Si el código de vestimenta de su lugar de trabajo lo permite, contamos con conjuntos de colores vivos y múltiples estampados, que son particularmente socorridos entre los pediatras, quienes buscan hacer de la experiencia de ir al doctor algo menos incómodo para los pequeños. También tenemos conjuntos con estampados a cuadros o de colores oscuros, para quienes prefieren darle un toque de formalidad al uniforme sin perder la practicidad ofrecida por un conjunto quirúrgico.

Una tercera opción de atuendo de trabajo para los profesionales de la salud es simplemente portar una filipina o un saco. El saco es más bien como una bata corta, cumple la misma función de proporcionar las características higiénicas del color blanco, pero sólo cubre la mitad del cuerpo, en caso de que el doctor no requiera algo tan largo. Es ideal para doctores con consultorio privado, donde el acceso de los pacientes es más controlado y el contacto con los mismos es menor. Esta opción permite al doctor relajar un poco el protocolo de vestimenta sin perder el profesionalismo.

Las filipinas, por su parte, son la opción más relajada entre los uniformes médicos. Se trata de una sencilla prenda superior que viene en diferentes diseños, modelos y colores. Las filipinas pueden ser cruzadas y cerrarse con un listón, llevar cierre, botones o ponerse como una camisa, tener cuello en “V” o redondo, estampadas, lisas o con vivos de un color diferente.

En fin, la filipina es la prenda más versátil y libre que puede vestir un médico. Por sus características, las filipinas son comúnmente empleadas por pediatras, quienes prefieren los estampados alegres que gusten a los niños, los dentistas, quienes más allá de la pulcritud buscan comodidad de movimiento, así como por podólogos, oftalmólogos y otros profesionales que trabajan en ambientes más tranquilos y controlados, y con menos requerimientos institucionales.

En Priatelia Uniformes tenemos disponibles cualquiera de esas opciones de uniformes médicos. Buscamos ofrecer opciones que se adapten a todas las necesidades y gustos de nuestros pacientes, siempre con una gran calidad en nuestros productos a precios competitivos. Los diseños de todas nuestras prendas se encuentran a la vanguardia tanto funcional como estéticamente.

Como somos fabricantes, podemos adaptarnos a sus necesidades en color y diseño de las prendas para dar a su empresa el valor agregado de un uniforme representativo, que realce la imagen de su empresa en el mercado. Si gusta recibir más información, no dude en ponerse en contacto con nosotros al teléfono (33) 1542 3856, o al correo contacto@priateliauniformes.com, con gusto le atenderemos.

Profesionalismo y comodidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *