Si alguna vez estuviste en un hospital, identificas perfectamente a las personas que portan uniformes de enfermera o enfermero, y muy probablemente reconoces la importancia de su ardua labor en la atención al paciente.

Es verdad que cuando pensamos en enfermedades, dolencias, clínicas, hospitales y demás, la primera imagen que se pinta en nuestra cabeza es la de un médico, pero también es muy cierto que el trabajo de estos médicos está perfectamente complementado con el de la enfermería, ya que de nada serviría una cirugía exitosa sin su adecuado proceso de recuperación y la atención y cuidados postquirúrgicos.

La enfermería es una rama de las ciencias de la salud encargada de la atención de los enfermos, lesionados y labores de sanidad, todo bajo lineamientos médicos perfectamente establecidos.

De acuerdo al CIE (Consejo Nacional de Enfermería), las funciones primordiales de esta práctica son la protección, la creación y mantenimiento de ambientes seguros, labores de investigación,  participación activa en las políticas de salud, la gestión de los pacientes y los regímenes de salud, y un fuerte compromiso con la constante preparación.

Las bases de la enfermería tienen sus fundamentos profesionales en el libro escrito por la inglesa Florence Nightingale “Notas de enfermería”. Florence es considerada la iniciadora de esta práctica a nivel profesional; durante su vida laboró en distintos hospitales como los de Edimburgo,  Londres y Kaiserswerth en Alemania, durante el año de 1854 prestó sus servicios a todos los heridos que la Guerra de Crimea traía consigo, e incluso logró capacitar y conformar un equipo de mujeres que acudía hasta los campos de guerra, destacando que nunca antes se había dado acceso a las mujeres al ejército británico. Con este esfuerzo se logró disminuir severamente la cantidad de decesos en los hospitales militares y cambió dramáticamente las condiciones de higiene de estos centros.

Si bien ella concebía esta práctica como una vocación de origen religioso y exclusiva para mujeres, en la historia general de la enfermería no ha sido siempre así. Los estudiosos encuentran que las primeras prácticas que se pueden considerar como de esta rama  se remontan al año 250 A.C., aproximadamente, en  la India, en donde únicamente los hombres eran capacitados en esta materia, y fue de esta forma durante un muy largo periodo de la historia humana. Es en la edad Media que esto cambia, todo el asunto de las cruzadas creó tres figuras principales en esta historia: la de los guerreros, los religiosos y los enfermeros que atendían a los heridos en la guerra, donde las prácticas de cuidado las llevaban a cabo tanto hombres como mujeres.

Lamentablemente por una parte, pero de fortuna para el resto de la historia, la figura de enfermeros aparece de forma relevante al mismo tiempo que las guerras lo hacen. Es la necesidad de atender a aquellos malheridos y lesionados por las confrontaciones humanas que permite la evolución de esta labor. Pero es  hasta que Florence publica su libro en 1859 que la cosa se vuelve seria y se formaliza. Mucho tiempo ha pasado y las personas que portan los uniformes de enfermera portan más que eso, portan el conocimiento que vuelve indispensable el funcionamiento de un hospital sin su presencia, portan un compromiso con la humanidad y una pasión por el bienestar.

Las y los enfermeros operan bajo lineamientos bien establecidos y que son resultado de lo que se conoce como fundamentos de enfermería, los cuales establecen que esta práctica está guiada por un conjunto de investigación de carácter científico, que proporciona al practicante las herramientas que necesita para la identificación de problemas, la toma de decisiones y la ejecución de soluciones, ya que la enfermería es una labor guiada por las ciencias sociales, biológicas y físicas.

Los principales principios de esta profesión  son:

  1. El respeto a la individualidad de las personas. Es decir, reconocer que todos y cada uno de los pacientes son miembros que conforman una sociedad y que por consiguiente son poseedores de derechos, responsabilidades, privilegios y libertades, y que ante todo, estos deben ser respetados en cualquier circunstancia.
  2. La satisfacción de las necesidades fisiológicas. Todo el trabajo que desempeñan aquellos que portan los uniformes de enfermera debe estar orientado a garantizar o tener como prioridad el correcto funcionamiento fisiológico del cuerpo humano, al menos todo lo que esté dentro de sus capacidades. Necesidades como la respiración, los desechos de la vesícula y los intestinos, el descanso, la ingesta de alimentos, la higiene, el confort, la movilidad, el cuidado del autoestima, la protección, el amor y sentido de pertenencia.
  3. La protección de los pacientes frente a terceros o agentes ajenos que puedan ocasionar una enfermedad. Este punto incluye todos esos esfuerzos y medidas que se toman para mantener ambientes de recuperación higiénicos, estériles y libres de potenciales microrganismos que pudieran empeorar las condiciones de un paciente.
  4. El trabajo en pro de la pronta recuperación y reintegración de las personas a la sociedad. Este es el concentrado de la labor en su totalidad, ya que todo lo que las enfermeras hacen tiene como objetivo la recuperación y reintegración a sus actividades y vida en sociedad, en el mejor estado físico y psicosocial posible.

Es de reconocer la perfecta mancuerna y sincronización que han formado en la actualidad los médicos y los enfermeros. Ambos trabajan de manera conjunta con el mismo interés: el del bienestar y la recuperación del paciente, además tienen en mente el mismo objetivo y son partes complementarias del proceso. Mientras los médicos realizan diagnósticos minuciosos, ejecutan cirugías y determinan lineamientos para sobrellevar un padecimiento, las y los enfermeros se encargan de dar seguimiento a ello. Velan, literalmente, por los pacientes.

En Priatelia Uniformes sabemos la importancia de esta labor y reconocemos el compromiso de estos personajes ante la humanidad, razón por la cual trabajamos para ofrecer la mejor calidad de uniformes de enfermera, con los mejores diseños que atiendan siempre a la comodidad y larga duración de los materiales. Sabemos lo importante que es portar un uniforme y el orgullo detrás de ellos, por lo que buscamos con nuestras confecciones reconocer el esfuerzo que hay detrás de estas profesiones.

Te invitamos a conocer el catálogo y promociones que tenemos para ti.

¿Quiénes son los que están bajo los uniformes de enfermera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *