Dentro de las necesidades más básicas en todo tipo de industria se encuentra la necesidad de contar con un código de vestimenta, el cual no sólo se trata de imagen corporativa y establecimiento de jerarquía, sino por cuestiones de seguridad, ya que el no utilizar la ropa adecuada y apegarse a los lineamientos de seguridad, podría poner en riesgo la integridad física de un trabajador, de equipos completos de trabajo o de las instalaciones de una empresa, por lo cual se requiere trabajar tanto en infraestructura como en el uso de uniformes y aditamentos importantes para garantizar la seguridad de cada miembro del personal.

La ropa que utilizamos, sin duda, obedece a la actividad laboral específica a la que un trabajador se dedica, por lo que en ciertas áreas de la empresa puede ser necesario que un empleado cubra su cuerpo por completo con el uso de un overol, que también puede servirle para guardar sus herramientas de trabajo y protegerse con prendas que además cuentan con tratamientos ignífugos, es decir, que no se incendian. Sin embargo, en otras áreas el uso de batas industriales es suficiente e indispensable como parte de la seguridad ocupacional.

Otra parte indispensable y que forma parte de los uniformes industriales es el calzado, que usualmente son botas con protección especial en la punta de los pies, ya que proporcionan seguridad ante la posible caída de objetos filosos o de líquidos corrosivos, pero también con suelas antiderrapantes para prevenir los resbalones y caídas, que dentro del sector industrial podrían ser tan peligrosas que acaben con la vida del trabajador.

Dentro de los aditamentos más importantes destaca el uso de guantes, lentes de seguridad, fajas, orejeras y cascos; toda vez que cualquiera de los elementos de la vestimenta de uso industrial presente algún daño como el desgaste o la rotuna, debe reemplazarse por completo, ya que utilizarlo en mal estado podría ser causa de un accidente.

El uniforme industrial debe verse como una medida de seguridad en sí misma, sin que un elemento sea más importante que otro, ya que dar prioridad al uso de un casco y olvidarse de los guantes o de las botas podría comprometer el bienestar y la salud del trabajador que lo utiliza, además de hacer objeto de sanción a la empresa; por esta razón, cada vez más industrias implementan estrictos códigos de vestimenta, donde se prohíba la entrada a los empleados que no cuenten con la protección necesaria con base en el trabajo que desempeña en su día a día.

Una de las áreas de mayor importancia en las industrias es la de pruebas y laboratorios, donde reconocemos a los científicos por sus batas industriales, que no deben confundirse con las batas que utilizan los médicos aunque son muy similares; estas prendas o uniformes se utilizan con mucha frecuencia en el sector industrial con el fin de proteger la ropa y la piel del trabajador, pues son de gran ayuda para evitar el contacto con sustancias peligrosas, además son cómodas, se adaptan al clima y no propagan las enfermedades, microorganismos o bacterias, que suelen abundar en los laboratorios.

En el área de la salud, las batas blancas son las más utilizadas, si bien se pueden utilizar de otros colores dependiendo de las actividades relacionadas, pero en las industrias las podemos encontrar en colores como el azul, naranja, beige u otros colores que se deben fabricar bajo pedido. Del mismo modo encontramos diferentes tipos de batas de trabajo, de acuerdo con los materiales con los que se fabrican; estas son:

  • Batas de algodón. Son de gran ayuda para proteger al trabajador en entornos de pruebas experimentales, análisis sanguíneos o con el manejo de productos químicos, pues el algodón es un material retardante del fuego, que brinda una protección adicional contra los incendios.
  • Batas de lana. No son tan frecuentes debido a la incomodidad que puede causar la lana en la piel, pero se utilizan en los lugares donde se manejan ácidos, pequeñas flamas, materiales triturados o productos corrosivos.
  • Batas de fibras sintéticas. Son las más utilizadas en las industrias donde se trabaja con chispas, radiación UV o IR, aunque no son recomendables en las zonas donde se trabaje con materiales químicos, ya que las fibras sintéticas pueden amplificar los efectos de ciertos productos, además de que no cuentan con protección contra el fuego, sino por el contrario, pueden producir humos irritantes, ampollas y quemaduras en la piel.
  • Batas de tela refractaria o aluminizada. Al igual que las de fibras sintéticas, solo se recomiendan para proteger contra la radiación UV.

Al utilizar batas industriales, se recomienda que se encuentren siempre cerradas para aprovechar sus beneficios y que no se maltrate ni quede desprotegida la ropa y la piel del pecho, cuello y abdomen del empleado; no se debe utilizar la bata fuera del laboratorio, ya que puede contaminarse. Adicional al uso de las batas podría ser necesario evitar el uso de accesorios como anillos o pulseras, recogerse el cabello y protegerlo con una cofia en caso de ser necesario, utilizar guantes de protección y lentes de seguridad al manipular materiales químicos o corrosivos y utilizar el calzado especial como una medida de seguridad en los pies.

En Priatelia encontrarás la mayor variedad de uniformes para el trabajo industrial; visita nuestro catálogo y encuentra el modelo que tu negocio necesita a los mejores precios en el mercado; solicita tu cotización.

Seguridad ocupacional, batas industriales y uniformes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *