La ropa que utilizan los médicos es un distintivo muy interesante, pues al igual que en muchas otras profesiones, el personal que labora dentro de clínicas, hospitales, laboratorios, farmacias y en cualquier sitio en el que se desempeñen actividades relacionadas con la industria de la salud, debe de usar en las horas de trabajo una serie de prendas de vestir especiales.

Uniformes clínicos | Priatelia Uniformes

Así como los bomberos utilizan una vestimenta que los protege cuando están en el cumplimiento de su deber, los médicos, enfermeras, camilleros, radiólogos, laboratoristas y un largo etcétera, tienen que vestir los llamados uniformes clínicos, es decir, un conjunto que consta de bata, pantalón y filipina por lo general, y que a veces está complementado por una cofia, un par de cubrezapatos, un cubrebocas y guantes (todo esto último en caso de que se esté realizando una intervención quirúrgica).

La utilidad de estos uniformes va mucho más allá de la identificación, evidentemente portar una vestimenta de este tipo es una excelente manera de distinguir a las personas autorizadas para atender a los pacientes, de hecho, dentro de las clínicas u hospitales se suelen utilizar distintos modelos, con el fin de diferenciar más fácilmente a un camillero de un enfermero, y a su vez a un enfermero de un médico.

Pero esto no se trata solamente de establecer jerarquías de autoridad, sino que cada uno de ellos tiene distintas funciones dentro de un hospital, y un paciente no puede pedirle a un médico que haga el trabajo del camillero, y viceversa. La organización del personal de los hospitales es una cuestión puntual, pues gracias a ello se pueden optimizar los tiempos de trabajo, y así lograr una mayor eficacia, al tiempo de que se le otorga una buena atención a todos y cada uno de los pacientes.

Ahora bien, tampoco se trata solamente de una cuestión de jerarquía o estética, sino que este tipo de ropa tiene una función muy importante, la de proteger tanto a los médicos como a los pacientes. A los primeros, porque así se evita que su ropa de diario tenga un desgaste considerable, así como el contacto con sustancias, fluidos, agentes infecciosos y bacteriológicos que puedan poner en peligro la salud de los demás pacientes y del propio médico.

Por otra parte, se protege a los segundos de todas las condiciones ambientales y de suciedad con la que se puedan atravesar los médicos en su camino hacia el trabajo, sería muy grave que una herida se infectara por estas razones, por ejemplo. Asimismo, es imprescindible que cuando se está realizando una intervención quirúrgica (que es el punto de mayor exposición del paciente), ésta se haga en condiciones de higiene extrema, de tal manera que todo el entorno, los instrumentos y el mismo personal médico estén completamente limpios; para ello, se utilizan unas prendas especiales que cubren la totalidad del cuerpo de los médicos y enfermeras, desde la cabeza hasta los pies.

Los uniformes clínicos se distinguieron durante mucho tiempo por ser prendas de ropa serias, sin ningún tipo de corte en especial, holgadas, monocromáticas (por lo general de color blanco, verde o azul) y quizá en algún punto aburridas, pues se creaban con base en su utilidad, y no se tomaban en cuenta otros aspectos, como las tallas, el corte, los colores y la manera en la que se verían puestos.

Afortunadamente eso ha cambiado, y el sector de las ciencias de la salud se ha abierto a utilizar diseños de ropa de trabajo médica mucho más atractivos y diversos, así como entallados, de manera que se adapten de mejor manera al cuerpo de quien los porta, y ya no se vean como una simple tela sobre los médicos y enfermeras.

Esto resulta sumamente importante no por una cuestión de moda, sino también de comodidad, una persona que se siente bien con la ropa que utiliza, podrá desempeñar su trabajo de una forma más entusiasta y, por lo tanto, de manera más eficaz.

Pero además tiene que ver con los lazos de confianza tan necesarios entre el paciente y el personal que lo va a tratar, una persona que presenta un padecimiento, se va a sentir expuesta, desconfiada, desanimada y vulnerable, pues está poniendo su vida en manos de alguien más; por lo que es responsabilidad de todos los que laboran en un hospital crear un ambiente positivo y seguro; una forma muy ingeniosa de lograrlo es con la vestimenta, hay una gran diferencia entre utilizar un uniforme serio, a uno más agradable a la vista.

Un muy buen ejemplo de lo anterior se ve en las áreas pediátricas, en donde los pacientes son niños, en este entorno es mucho más difícil inspirar confianza, pero una muy buena forma de hacerlo es con uniformes clínicos vistosos, con estampados divertidos y atractivos para los más pequeños, de hecho, hay casos en los que los médicos se visten con filipinas que presentan personajes de los dibujos animados más populares.

Es por ello que en Priatelia Uniformes nos hemos enfocado en crear diseños atractivos y originales de uniformes clínicos, con el fin de darle un toque de modernidad a la vestimenta de todo el personal médico, además de asegurarnos de que sea cómoda y de la más alta calidad, con el fin de que tenga una vida útil más larga.

Nuestro principal objetivo es el de solventar de manera efectiva las necesidades de vestimenta de todo el sector salud, por lo que no escatimamos esfuerzos en confeccionar prendas que puedan satisfacer a todos nuestros clientes. Para más información acerca de nuestros productos, te invitamos a revisar nuestros catálogos en línea y a ponerte en contacto con nosotros.