¿Cuándo inicio el uso de los uniformes de enfermera?

La innovación  de los uniformes de enfermera inicia en el Siglo XIX.  En un principio era el uniforme almidonado, principalmente blanco como se puede ver en las películas viejas, el cual hoy en día ha cambiado por modernos atuendos, ya sea de colores  o con estampados, en diversas telas,  pero aún muy importante, siempre tienen que ser conjuntos  en que es muy importante la comodidad, muchas veces son unisex, es decir tanto para enfermeras como para enfermeros.

Uniformes de enfermeras | Priatelia

En los años de  1800, los uniformes de enfermera se fundamentaban atuendos informales, que utilizaban los  monjes y monjas que, en esa época eran los que se dedicaban a cuidar a los enfermos en las instituciones de salud, generalmente militares y  en las iglesias. En esa época, no se estimaba a estos “cuidadores” o “enfermeros” por decir, como profesionistas.

Fue con  Florence Nightingale cuando fundo la “Escuela de Formación Nightingale para enfermeras” en el Hospital Saint Thomas en la ciudad de Londres, Inglaterra en el año 1860, que nacio y se empezó a implementar el  uso más formal de los uniformes y a reconocer a las enfermeras como profesionistas.

En esa época los  uniformes tuvieron su  origen inspirados en los hábitos de las monjas, ya que en esos años, éstas eran las que cuidaban a los enfermeros y heridos.  Fue uno de los primeros estudiantes de la Escuela de Formación  Nightingale  que diseño el uniforme original.  En un principio, en los años 1940 casi no hubo cambios en el atuendo.  La vestimenta consistía en una vestimenta en color azul.

Cada década, es decir con el transcurso de los años, los uniformes han ido cambiando y evolucionando. En 1948, en Gran Bretaña, el uniforme fue diseñado la llegada de dos importantes acontecimientos, la creación del   Servicio Nacional de Salud  y la moda el vestido de Newcastle. En los años de 1960 empezaron a aparecer los cuellos abiertos, en los 1970, las tapas de papel desechables blancos reemplazaron a los de algodón, en los 1980, ya no eran los delantales tradicionales, sino de  plástico. Desde los 1990, los conjuntos de enfermeras se hicieron  populares  en gran parte del mundo, cuando en los Estados Unidos empezaron a ser utilizados y ponerse de moda. Sin embargo,  en el Reino Unido, algunas enfermeras aún prefieren el uso de los tradicionales vestidos para enfermeras.

Las enfermeras se podían distinguir debido al uso del de un vestido gris largo, es decir hasta los tobillos,  con delantales blancos. Únicamente las manos y la cara quedaban descubiertas.  Este tipo de atuendo  les permitió  mantener la apariencia respetable y con esta vestimenta la sociedad las podía diferenciar como profesionistas.

Los uniformes de enfermes, como ya dicho anteriormente han sido modificados y han evolucionado a través del tiempo debido a la practicidad, funcionalidad, seguridad de los enfermeros en cuestión higiene y protección así como también la seguridad de los enfermos. Sin embargo, hay instituciones tanto públicas como privadas  que prefieren los uniformes tradicionales, es decir prendas blancas que ya que quieren que su personal, es decir las enfermerasus enfermeras tengan un aspecto profesional y respetable, mientras que otros prefieren otro tipo de vestimentas, como pudieran ser los conjuntos de colores, combinados en lisos o estampados, siempre teniendo el cuenta la comodidad, pero también muy importante, la moda.

En un principio, la tarea de los cuidados era responsabilidad de las mujeres en la familia y se hacían de manera informal. En los primeros sanatorios los cuidados rudimentarios para los enfermos recaía para las mujeres que también realizaban el aseo y limpieza de hospitales, pero aun teniendo experiencia reconocida eran consideradas negligentes, únicamente  llevaban cubierto los cabellos por un gorro, dependiendo de la tarea asignada.

Durante las dos grandes guerras del siglo XX, existía  un gran grupo de enfermeras militares quienes cuidaban a los heridos y portaban  cofias que distinguía los  diferentes  Por otra parte las órdenes religiosas también ayudaban y  daban los  cuidados tanto en hospitales civiles como militares.

La influencia de la religión en la formación de cuidadoras o enfermeras  en el ramo de  la Enfermería ha sido importante, asignando valores espirituales como religiosos durante mucho tiempo. Estos se pueden ver a través del tiempo, prendas como son las cofias y los vestidos largos, bastante semejantes a los hábitos de las religiosas

Los símbolos más distintivos que han identificado a esta profesión a través de la historia son: Vestido blanco, capa, cofia y lámpara. Porque lámpara?? Las enfermeras que tenían que cuidar a los pacientes de noche, debían ir por las calles de la ciudad, poco iluminadas y en aquella época con mucho peligro, por lo tanto usaban una cofia en forma de cono, de color blanco y para iluminar su trayecto, utilizaban una lámpara de aceite.

La conocida capa les era puesta una ceremonia, clásico distintivo de aquellos años. La capa significa el enorme peso en sus hombros de la gran responsabilidad contraída con la sociedad al haber escogido la profesión de la enfermería. Las responsabilidades principales de una enfermera eran: brindar cuidaos, amor y sobre todo gran dedicación. Las capas se fabricaban de tela de fieltro, esto a las bajas temperaturas. Generalmente hacían guardias de 24 horas, durante largas y frías noches.

Algunos pudieran considerar anticuados estos distintivos ó  símbolos, o que no tienen mayor importancia en el trabajo diario y profesional de las enfermeras y enfermeros, pero ya sea por tradición o por costumbre, los estudiantes que deciden estudiar esta profesión del cuidado y bienestar de los pacientes, siempre han expresado un gran interés por conocer el significado de las arriba mencionadas prendas y accesorios. Estos símbolos significan lo siguiente: voto de confianza, percepción  de pertenencia, credibilidad y aprobación. También es una manifestación  de identificación a sus conocimientos, inventiva, cumplimiento, orden, limpieza, higiene y práctiva profesional y ética, pilares de estos profesionistas.

Estos invitan a un  compromiso ético-espiritual como personas apto de tener respeto, ser justo, responsable, puntual, solidario, comprensivo, prudente, optimismo, sincero grato. Profesionistas honrados, tolerantes y  fieles,  con ellos   mismos y sobre todo y lo más importante  con las personas a su cuidado.

Los uniformes de enfermera, desde siempre, se han asociado con la simbología que los califica y que le otorgan  un significado importante   como profesión. Hoy en día a pesar de las reglas básicas  y del deseo de conservar esta simbología, en cuanto a los uniformes de enfermera, cada día es más frecuente ver  variaciones  y lamentablemente el uso equivocado de sus atuendos. Los que son enfermeros/as, que hoy es considerada como una profesión,  tienen la gran tarea de modificar, para no perder este símbolo de los uniformes,   la situación actual y proceder como representantes de una transformación. Estos profesionistas, es decir las enfermeras u enfermeros vistiendo la indumentaria apropiada infunden seguridad, credibilidad y profesionalismo, características importantes para los demás y respetadas  ante la sociedad.