¿En verdad la forma en que una persona se viste afecta su desempeño en el trabajo? A lo largo de los años, se han realizado innumerables estudios sobre el efecto de la apariencia de una persona, tanto en su desempeño como en la percepción de quienes lo rodean. Los uniformes medicos, como carta de presentación de un profesional de la salud, no son la excepción.

Tradicionalmente, los estudios apuntaban al efecto halo, la tendencia habitual a crear un sesgo cognitivo hacia las personas que se visten bien y están bien arregladas. Sin embargo, hay vientos cambiantes en el clima laboral cuando se trata de vestirse, ya que las empresas se enfrentan a la creciente presión de aceptar un código de vestimenta más relajado. Esto lleva a puntos de vista contradictorios sobre si es mejor vestir informal que vestir acorde a la profesión.

Verse bien significa sentirse bien

La autoconfianza de una persona tendrá un efecto tremendo en su productividad, autoeficacia y felicidad general en el lugar de trabajo. Es importante tener en cuenta que tomarse un tiempo extra para garantizar que una persona luzca y se sienta lo mejor posible no significa necesariamente ir a trabajar vestido con atuendo formal todos los días. Desde una perspectiva interna, verse bien simplemente significa sentirse seguro de sí mismo. Dejando de lado la percepción externa, la productividad alcanza su máximo cuando una persona se siente bien con su apariencia, independientemente del nivel de vestimenta.

La percepción puede ser realidad

Si bien vestirse de acuerdo a su profesión es sin duda un paso en la dirección correcta, la forma en que una persona elige usar y combinar su ropa dará forma a la forma en que se perciben más que usar una marca. Asegurarse de que las piezas de un conjunto combinen y se ajusten bien puede ser tan importante como el estilo de la ropa. Es mejor lucir bien en un atuendo informal bien organizado que usar un traje y corbata desajustados.

Es decir que no importa en qué tipo de industria se labore, de acuerdo a ella, un “vestir bien” puede significar simplemente utilizar su respectivo uniforme o conjunto, de manera limpia, y bajo los estatutos de vestimenta.

Independientemente del nivel de vestimenta, es importante dedicar tiempo y cuidado para asegurarse de que una persona se vea lo mejor posible en todo momento. Esto también es cierto para el aseo y la apariencia personal; un atuendo de gran apariencia se pasa por alto cuando una persona llega a una reunión con el cabello desordenado.

Vístete para tu día

Es importante adaptar un atuendo al horario diario de cada uno. Antes de vestirse para el día, considera cualquier actividad importante, quién asistirá y cómo será el ambiente. Una persona no tiene que vestirse elegantemente todos los días si su horario o actividad no lo requiere. Esto permite que cada persona se sienta cómoda en su propio conjunto. Por ejemplo, no irías a una clínica, si eres pediatra, con un traje sastre (a menos que tengas reuniones con tus jefes, o algún congreso al cual asistir), sino con uniformes medicos como filipinas coloridas y batas limpias. La productividad alcanza su punto máximo cuando una persona se siente bien con su apariencia, independientemente del nivel de vestimenta.

La percepción puede ser realidad

Si bien vestir acorde es sin duda un paso en la dirección correcta, la forma en que una persona elige usar y combinar su ropa dará forma a la forma en que se percibe, más que usar una marca. Asegurarse de que las piezas de un conjunto se encuentren en las mejores condiciones (limpias y sin rasgaduras), es indispensable para la impresión hacia los demás. Nuevamente, es mejor lucir bien en un atuendo informal bien organizado que usar un traje y corbata desajustados. Independientemente del nivel de vestimenta, es importante dedicar tiempo y cuidado para asegurarse de que una persona se vea lo mejor posible en todo momento.

Esto también es cierto para el aseo y la apariencia personal; un atuendo de gran apariencia se pasa por alto cuando un médico llega a una consulta, con el cabello desaliñado y la filipina médica, rota.

Es importante adaptar un atuendo al horario diario de cada uno

Una vez más recuerda: antes de vestirte para el día, considera cualquier reunión importante, quién asistirá y cómo será el ambiente. Una persona no tiene que vestirse de fiesta todos los días si su horario no lo requiere. Esto permite alternativas y vestirse para existir de forma intercambiable. Vestirse cómodamente puede ser importante para la autoconfianza y la productividad, pero ten en cuenta las percepciones de otras personas. Vestirse demasiado fuera de la norma para un entorno en particular puede ser perjudicial para la percepción de los demás. Por ejemplo, usar pantalones cortos de carga para una boda puede hacer que otros invitados se sientan incómodos. Lo mismo ocurre con las presentaciones en organizaciones como un hospital. Si la elección de un atuendo hace que las personas que los rodean se sientan incómodas, es probable que el individuo empiece a sentirse cohibido e incómodo también.  ¡Ahora imagina cómo se sentiría un paciente si ve a su enfermera sin su uniforme o con un uniforme incompleto!

Saber cómo utilizar el guardarropa de manera adecuada para cada ocasión permite más comodidad, más confianza y más respeto. La facilidad que los uniformes como los uniformes medicos provee, es que no tienes que hacer mayor esfuerzo más que mantener tu filipina, bata o conjunto médico limpio y en excelentes condiciones.

Así que ahora lo sabes. Si deseas causar una excelente impresión en tu trabajo, y hacer que tus clientes (pacientes) confíen en ti, pon un poco más de empeño en conseguir uniformes medicos de altura y mantenerlos en buen estado. Permite que tu imagen física sea el primer paso para una relación de confianza con el resto de las personas. Y además así tú también te sentirás con todo el valor que mereces como profesional.

Uniformes medicos: ¿cómo afecta la presentación de un profesional, en su labor desempeñada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *